IEDGE – El Amor y la Amistad es nuestro instinto más fuerte


1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Valora este post)
Loading...

Gran parte de la Psicología Positivista que se divulga actualmente se centra en la realización y felicidad personal. A diferencia del “Sálvese quien pueda”, como interpretación de la Teoría de la evolución por selección natural, la vida significativa emocionalmente nos lleva a plantear que los seres humanos tenemos éxito como especie gracias a que la crianza nos induce a mostrar rasgos altruistas y compasivos, es decir “La supervivencia del más amable”.

Recordemos que cuanto más das más respeto recibes. Cuando las personas somos generosas creamos una vida significativa, podemos gozar de respeto e influencia, por el contrario, quien actúa únicamente en su interés será rechazado y despreciado.

Numerosas investigaciones sobre las raíces neurobiológicas de las emociones positivas se enfocan en la oxitocina, informalmente conocida como la “hormona del abrazo”. Las personas con una variación particular en el gen receptor de oxitocina son más hábiles en la lectura del estado emocional de sí mismos, de los demás y se estresan menos en situaciones adversas.

La oxitocina se segrega en el torrente sanguíneo y en la parte del cerebro donde se promueve la interacción social, la crianza y el amor entre otras emociones positivas. Asimismo junto con el nervio vago juegan un papel en la comunicación y en la calma.

Una de las intervenciones más utilizadas para comprobar dichos esquemas es el ejercicio de la “Barrera”, en donde dos personas separadas por una barrera se turnan para tratar de comunicar emociones, tocándose una a la otra a través de una pequeña superficie abierta en la barrera. Al hacer lo anterior se puede detectar en personas participantes actividad en la región del cerebro como respuesta a las amenazas: aumenta su ansiedad mientras esperaban ser tocadas. Sin embargo tan pronto como sentían un toque “amable” el nervio vago se activa y la oxitocina se manifiesta, calmándolas de inmediato. En su mayor parte los participantes fueron capaces de comunicar con éxito simpatía, el amor y la gratitud, hasta calmar la ansiedad.

Debido a nuestra vulnerabilidad frente a la vida y a la muerte, la tarea fundamental para la sobrevivencia humana es cuidar de los demás. Por lo tanto corresponde a cada persona desde la empresa, desde la familia o cualquier grupo de interacción social, cultivar conscientemente la gratitud y la generosidad, eso conlleva a resistir más la adversidad y lograr un equilibrio de vida.

Los seres humanos hemos sobrevivido como especie porque hemos desarrollado la capacidad para atender a los más necesitados y cooperar. Contra lo que afirmaba Darwin, el amor y la amistad es nuestro instinto más fuerte.

¡Espero sus comentarios!

 Silvia Ahumada (@silvia_ahumada)

Profesora de Dirección de Personas

Nota: Para aprender de una forma práctica y rápida sobre éstos conceptos, le invitamos a que consulte la Especialidad Europea en Dirección de Personas.

 * Los contenidos publicados en este post son responsabilidad exclusiva del Autor.

¡Pronto grandes sorpresas en Facebook, Twitter y Youtube!:

  • Síganos en Twitter
  • Hágase fan en Facebook (IEDGE – The European Business School es la Escuela de Negocios en español con mayor número de fans.. ¡Averigüe por qué!)
  • Acceda a nuestros videos en Youtube

Fuentes:

Notas del Autor.

error: Content is protected !!