IEDGE – El eslabón perdido


1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Valora este post)
Loading...

En el anterior post explicamos el por qué es necesario abordar los proyectos de mejora de una forma diferente. Que debemos intentar algo nuevo si queremos tener éxito en promover y guiar los cambios necesarios en nuestra vida y nuestras organizaciones con la velocidad y efectividad que demandan nuestros tiempos. La cantidad de fracasos, en comparación con el número de iniciativas emprendidas, es demasiado grande para dejarlo pasar sin cuestionarlo y buscar una mejora substancial.

Cuando iniciamos nuestros trabajos como agentes de cambio;  también nosotros asumimos que localizar el problema medular, generar la solución correcta y desarrollar un plan factible para su implementación, bastaba para lograr que las personas y las compañías avanzaran hacia un mejor futuro. Nosotros asumimos que “tener la razón era suficiente.”

Fue únicamente después de vivir muchas veces la experiencia de guiar  iniciativas de cambio y ver el gran esfuerzo que se requería para lograr mejoras reales,  que debimos preguntarnos, ¿qué es lo que hace falta para completar nuestro modelo?, ¿Por qué las personas se mueven tan lentamente aun cuando les hemos mostrado en donde se encuentra la mina de oro?

¡Claro que en un principio la responsabilidad se la atribuimos a nuestros clientes!, utilizábamos excusas como: “no nos están proporcionando la información completa”, o “no están comprometiendo los recursos, tiempo y personal necesarios para el proyecto”. Pero, al regresar a nuestras oficinas, cuando nos encontrábamos solos analizando la situación, teníamos que admitir que en algunos casos, ninguno de estos argumentos podía ser aplicado. Algunos de nuestros clientes, en realidad nos habían dedicado al mejor personal con que contaban, habían puesto su compromiso y dedicación total en el proyecto, nos permitían acceso sin limitaciones a su información, y aún así, el proceso de cambio había sido lo suficientemente doloroso para hacernos dudar de que podíamos continuar atribuyéndole la responsabilidad directamente a nuestros clientes.

Después culpamos a nuestras herramientas y metodología. Seguramente alguno de los pasos que utilizábamos, había sido mal ejecutado por nosotros o tenía problemas desde su diseño. Así que decidimos regresar a los libros y salones de clase. ¡Asumimos que lo que hacía falta era prepararnos mas! Estudiamos durante 15 años todo lo que pudimos encontrar relativo al proceso de cambio y los esfuerzos por conseguirlo. Estudiamos a los grandes genios de los negocios como Jack Welch, Peter Drucker, Michael Hammer, etc. Asistimos a cuanto seminario encontramos relacionado con metodologías y herramientas de mejora: Teoría de restricciones, Six Sigma, Lean Manufacturing, Gestión de Proyectos, etc. También buscamos en la literatura de autosuperación; leímos a Stephen Covey, Robert Kiyosaki, Benjamín Franklin, entre otros. Incluso consideramos textos relacionados con la metafísica, neurolingüística, mapeo de las ideas, creatividad, etc. Y ya que estábamos en el camino del estudio, decidimos revisitar a los clásicos de la filosofía y la ética: Sócrates, Platón, Descartes …….., en resumen, nuestros estudios abarcaron desde el pensamiento aplicado a los negocios, hasta los aspectos relativos a la naturaleza humana en el cambio.

Todos estos estudios mejoraron dramáticamente la efectividad de nuestras interacciones liderando esfuerzos de cambio. Sin embargo, la sensación de dificultad para hacer progresar nuestros proyectos aun estaba presente. El personal nos seguía diciendo “si”, pero actuaban “no”.

Si ya contábamos con el mejor personal y el compromiso total por parte del cliente, y si estábamos utilizando las metodologías, conceptos y herramientas más poderosos relacionados con guiar el cambio, ¿Qué era lo qué nos estaba faltando? … Desde su perspectiva, ¿qué nos estaba haciendo falta?

¡Quedo a la espera de sus comentarios!

Gabriel López

Profesor de Dirección de Operaciones

Nota: Para aprender y convertirse en un especialista en Management, Marketing, Finanzas, Operaciones, Personas, Tecnología y Legal, les invitamos a que consulten el Master Europeo en Administración y Dirección de Empresas.

* Los contenidos publicados en este post son responsabilidad exclusiva del Autor.

¡Pronto grandes sorpresas en FacebookTwitter y Youtube!:

Síganos en Twitter

  • Hágase fan en Facebook (IEDGE – The European Business School es la Escuela de Negocios en español con mayor número de fans.. ¡Averigüe por qué!)
  • Acceda a nuestros videos en Youtube

 


Comentarios


  1. Vania
    comento el día 31 de Octubre a las 7:33 pm (#)


    Lo que no detiene a hacer muchas cosas son los medios y ponemos cualquier justificante para no hacerlas