Inercia potente en mercados internacionales


Vamos a comenzar la sesión del martes en Estados Unidos y la temporada de resultados se aparta un poco en cuanto a concentración de los focos de atención. Esto no significa que no haya cifras importantes, que sí las hay, lo que pasa es que estamos en una semana en donde mañana tendremos el final de la reunión de la Reserva Federal y el viernes el dato de creación de empleo del mes de octubre.

Con respecto a la reunión de mañana, ha aumentado la preocupación sobre la opinión que tienen los bancos centrales de la inflación, sobre todo tras hoy ver en Europa que hay bastantes países con la inflación sigue rondando el 1% en interanual, bastante lejos de la zona del 2% que se pone como objetivo prácticamente medio planeta. Esto está dando más a las a los que piensan que deben quitar esos objetivos de inflación porque simple y llanamente no se van a conseguir, aunque los incrementos de precio del crudo dan una ligera esperanza a que sí tengamos repunte en los próximos meses.

Los datos macroeconómicos siguen evolucionando favorablemente, y hoy hemos conocido un nuevo incremento de los precios seguidos por el indicador Case Shiller y sobre todo la mejora tanto de los salarios como de los costes laborales en el tercer trimestre, algo que está dando potencia al dólar.

En todo lo anterior se puede ver perfectamente que tenemos una disparidad importante entre una inflación que no se mueve demasiado y una economía que sigue funcionando bien, así que lo que se espera que podamos ver mañana con la Reserva Federal es una división importante entre una apreciación de una economía fuerte y una preocupación por una baja inflación que no acaba de dar vía libre a subir los tipos de interés con cierta relajación. Recuerden que el mercado descuenta ya que la siguiente subida de tipos de interés será en diciembre, algo que ya ha quedado casi claro por parte de la Reserva Federal, pero la cuestión es saber si las cosas se encaminan de forma correcta para poder tener como mínimo las tres subidas que esperan tener el año que viene, sobre todo si hay cambio de presidente en la Reserva Federal. Con respecto a esto último, ya los comentarios hablan de alguien que puede ser continuista, así que podemos tener más apuntaladas esas tres subidas en 2018. Pero ojo, continuista no significa ser especialmente agresivo con la inflación, ya que el candidato de que se habla, Jerome Powell, es más dovish que otros candidatos, por lo que estaríamos hablando de un continuismo más bien sesgado a la baja.

 

Si desea leer el artículo completo, puede hacerlo en este enlace.

 

Equipo de contenidos de Serenity Markets

* Los contenidos publicados en este post están autorizados por Serenitymarkets.com y son responsabilidad exclusiva del Autor.