IEDGE – La búsqueda de eficiencias, ¿Sigue siendo la mejor solución?


1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Valora este post)
Loading...

Probablemente algunos ejemplos prácticos el ayuden a reconocer la elección que ha hecho su empresa ante el conflicto de “mantenernos en lo que sabemos y somos buenos o intentar formas nuevas de hacer las cosas y correr los riesgos que esto implica”.

  • Uno de los ejemplos más comunes lo encontramos en las empresas dedicadas a la fabricación de productos pláticos a través de procesos de inyección. En estas organizaciones, es relativamente común, encontrar máquinas con moldes de 50 cavidades, funcionando con menos de la mitad de esas cavidades “tapadas” o peor aún, arrojando productos defectuosos. Al cuestionar porque no detienen la máquina para arreglar el molde, la respuesta típica es “porque no tenemos tiempo, urge entregar el pedido” …
  • Otro ejemplo común entre varias industrias es el de las áreas de ventas que ingresan pedidos, sin que estos provengan de sus clientes, para “apartar” capacidad de máquinas para sus clientes. De alguna manera, en estas organizaciones, los inventarios de materias primas nunca parecen ser los adecuados para fabricar lo que realmente piden los clientes …

Veamos ahora algunos casos típicos de las empresas de servicios. ¿Alguna vez ha solicitado algo en un Restaurante y recibido la respuesta: “ahora le informo a su mesero, esta no es mi mesa”? …  ¿Alguna vez ha debido esperar una eternidad en la línea telefónica mientras lo envían de un representante a otro porque ninguno de ellos parece ser el indicado para atender su caso?¿Alguna vez ha comprado un auto nuevo y se ha encontrado con la sorpresa de que el día que se lo entregan el tanque de gasolina apenas tiene suficiente como para llegar a la siguiente esquina?

Todos estos ejemplos tienen un factor común: La minoración de costos a través de la “optimización” en el uso de recursos. Pero, ¿qué tiene de malo este enfoque? ¿Por qué se volvió tan dañino?.

Bueno, para empezar, porque bajo las condiciones en las que deben operar la mayoría de las organizaciones (de lucro o no), este paradigma está equivocado. Pero además, porque esta tan arraigado en nuestro consciente social que nos ha paralizado por completo y nos llevado a elegir una y otra vez a continuar tratando de explotar nuestros antiguos paradigmas antes que buscar nuevos. Porque el miedo a perder “lo que hemos ganado con tanto trabajo” nos ha llevado al borde del abismo y nos tiene en una situación en la que cualquier paso en falso representa la muerte de nuestras empresas. Porque nos ha robado la capacidad de racionalizar y sentir como los seres pensantes que somos. En corto, porque ha provocado que la ley de la selva predomine en la administración empresarial y que lleguemos a verlo como lo “correcto”.

Y sin embargo, toda nuestra intuición empresarial nos grita que no es lo correcto. Intuitivamente sabemos que para lograr triunfar, en momentos clave hemos debido romper con las reglas tradicionales de la administración tradicional. Hemos debido tomar decisiones que parecían ir en contra de todo lo establecido. Desafortunadamente, una vez pasado el momento de crisis, volvemos a la administración tradicional.

Medite un poco sobre su propia historia. ¿Siempre ha seguido estrictamente los principios administrativos tradicionales?

¡Quedo a la espera de sus comentarios!

 

Gabriel López

Profesor de Dirección de Operaciones

Nota: Para aprender y convertirse en un especialista en Management, Marketing, Finanzas, Operaciones, Personas, Tecnología y Legal, les invitamos a que consulten el Master Europeo en Administración y Dirección de Empresas.

* Los contenidos publicados en este post son responsabilidad exclusiva del Autor.

¡Pronto grandes sorpresas en Facebook y Twitter!:


Comentarios


  1. Nacho
    comento el día 19 de Noviembre a las 10:26 am (#)


    No creo que el enfoque en sí sea dañino, lo dañino es la ejecución.

    La optimización de recursos no quiere decir reducir costes sino hacer una mejor asignación de ellos. Se puede ajustar la capacidad sin incurrir en reducciones de servicio o calidad. Es más, hacer esto implica reconocer un error en el modelo de negocio, lo cual tampoco tiene por que ser negativo si se hiciera a largo plazo y no como una medida transitoria que, por desgracia, es lo habitual.


  2. Fernando Pulido Soto
    comento el día 20 de Noviembre a las 10:09 pm (#)


    Hola Gabriel,
    se rompen las reglas de la administracion para cumplir en ese momento, aunque realmente destapas un hoyo para tapar otro.
    Saludos
    fernando


  3. Gabriel López
    comento el día 21 de Noviembre a las 9:21 pm (#)


    ¡EXACTO! Y el “corto-plazismo” nos esta matando. Por salir de los problemas “urgentes” desprotegemos lo importante. Las eficiencias son precisamente el ícono histórico de una generación dedicada al “aquí y ahora”. ¿Que importaba contaminar, acabarse los recursos naturales, poner en jaque las economías mundiales? Lo importante era hacer millones ¡AHORA!