IEDGE- Decisiones Humanas, la única ventaja real


1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Valora este post)
Loading...

Las decisiones que afectan a las personas son en definitiva el único control de las organizaciones. Las personas determinan la capacidad de una organización y representan la única ventaja competitiva real. Ninguna organización puede ser mejor que las personas que colaboran en ella. El rendimiento de los equipos de trabajo y de los líderes determina realmente el desempeño de la organización. La calidad y acierto de las decisiones humanas determina en gran medida si la organización está dirigida con seriedad, si su planeación estratégica incluyendo valores y cultura organizacional son reales y significativos para las personas.  Los directivos que tienen un alto promedio de aciertos en las decisiones de personal se deben basar en desarrollar un buen proceso de diagnóstico.

Un buen directivo tiene que aprender a no depender de su percepción y conocimiento de las personas sino de un proceso consciente y sistemático. Se cometerán menos errores no por conocer a fondo a las personas sino porque se evalúan concienzudamente. La evaluación no solo debe proporcionar una información de primera importancia para el directivo sino debe interesar de modo particular a la propia persona.

 

 

En ocasiones, no siempre acertamos en la toma de decisiones con respecto al talento. Se deben seguir ciertas reglas básicas para ser consistentes con las decisiones humanas:

  1. Aceptar cualquier responsabilidad por cualquier nombramiento que fracase.
  2. Remover al que no cumple. Si a la persona se le deja en la posición se convierte en una carga y desmoraliza toda la organización.
  3. El simple hecho de que una persona no se desempeñe bien en una función no significa que se le deba despedir, solo significa que está en el rol equivocado.
  4. El directivo para cada cargo debe tomar las decisiones correctas. Una organización sólo puede cumplir hasta donde le permitan las capacidades de sus colaboradores por eso las decisiones sobre personal deben ser correctas.
  5. Las nuevas tareas o proyectos deben encomendarse a personas cuya capacidad sea bien conocida y que haya ganado credibilidad y confianza.
  6. La persona más responsable del desarrollo de alguien es la persona misma, no su jefe o el directivo. El factor crítico es responder por lo que se tiene que responder. Al final no es importante el rango que se tenga sino la responsabilidad. Al enfocarse en la responsabilidad las personas pueden ver una imagen más grande de ellas mismas.

“Si no invertimos cuatro horas en ubicar correctamente a una persona, tendremos que gastar cuatrocientas horas en reordenar los destrozos causados por nuestra equivocación” Sloan

Si medir el grado de competencias es una tarea sistemática y en algunos casos compleja, todavía es mucho más difícil hacer una estimación del posible desarrollo de una capacidad. El gran aliciente es que las personas con talento  clave crecen y con ellas la organización.

Las decisiones que afectan a las personas son las únicas verdaderamente fundamentales. No se trata de tener “la mejor gente” se trata de ubicar correctamente a la gente y luego obtener su talento, potencial y desempeño.

Al final cada “soldado” tiene derecho a que lo comanden correctamente.

¡Espero sus comentarios!

 Silvia Ahumada (@silvia_ahumada)

Profesora de Dirección de Personas

Nota: Para aprender de una forma práctica y rápida sobre éstos conceptos, le invitamos a que consulte la Especialidad Europea en Dirección de Personas.

 

* Los contenidos publicados en este post son responsabilidad exclusiva del Autor.

¡Pronto grandes sorpresas en Facebook, Twitter y Youtube!:

  • Síganos en Twitter
  • Hágase fan en Facebook (IEDGE – The European Business School es la Escuela de Negocios en español con mayor número de fans.. ¡Averigüe por qué!)
  • Acceda a nuestros videos en Youtube

 

Fuentes:

Notas del Autor