Ser Empresario en estos tiempos


 

Para un empresario el construir y mantener un negocio es un tema sumamente complejo y desafiante. Nadie imaginó que tendríamos que enfrentar una situación de pandemia tan compleja que atenta contra la salud y la economía.

Esto ha obligado a muchas empresas a instaurar el homeoffice lo que supone no sólo cambios en la manera de trabajar y de relacionarnos, sino también en la manera de administrar los recursos y de dirigir a los empleados.  Nos enfrentamos a un panorama económico contraído que nos lleva a tomar decisiones difíciles referentes a la estructura y a la forma de operar.

La diferencia fundamental radica en que al empresario genuino “le dura menos el fracaso”, es decir, los errores o las circunstancias adversas no lo bloquean. Forma su carácter día a día y tiene la  capacidad de “masticar y digerir tuercas, tornillos y a veces hasta clavos”

¡La prueba de fuego para tu marca y tus capacidades es AHORA!

Si la gestión de personal es compleja de forma presencial, a distancia requiere de un liderazgo con gran madurez emocional.

¿Cuántas personas que conoces son «su tarjeta de presentación«?  He tenido conversaciones con personas que me dicen por ejemplo: “Es que yo soy el Director General de ésta gran empresa” – y yo les contesto diciendo-  “No tú no eres el Director General, tu “estás» de Director General”. Hay una enorme distinción entre “Estar en X cargo” a  “Ser Persona”

Si pierdes el cargo entonces te pierdes a ti mismo…

Bueno pues a diferencia de las personas que trabajan para un tercero, en el caso del empresario o freelance “El empresario es Empresa siempre, en tiempos prósperos y ante las adversidades»

 ¿Qué distingue a un empresario del que no lo es?

La palabra clave es que en su forma de ser  INTEGRA a la empresa en su pensamiento, su emotividad y sus impulsos y los traduce en todos los comportamientos cotidianos de su vida.
Y digo esto porque si emprendes un negocio tendrás que invertir todas las  horas de dedicación.  Y las personas que están cerca de ti, tu familia tus amigos deben saber eso. Hay que explicar especialmente al cónyuge y a los hijos, si es el caso,  que hoy hacer empresa demanda una forma de vida muy distinta a la mayoría de las dinámicas familiares tradicionales. Viajes, reuniones inesperadas, horarios complicados, trabajo en casa, conversaciones sobre el tema de la empresa -es decir- trabajo continuo. Es por esto que para tener una convivencia sana, la familia debe compartir y colaborar en equipo trabajando. Sería mal ejemplo si no lo hiciera.

Hay que considerar que cuando dedicamos todo nuestro tiempo al logro de metas sin analizar su trascendencia y el impacto en las demás personas que nos rodean, podemos ser susceptibles a agotar la motivación y ante cualquier adversidad nos colocamos en una posición sin sentido. Sin el apoyo incondicional de la familia y su entorno personal, difícilmente se puede gestionar el fracaso.

Ésta es la razón por lo cual es tan importante que el empresario, con flexibilidad y espontaneidad logre un equilibrio mental  y pueda hacer empresa como parte del desarrollo familiar y personal. Dar ejemplaridad y apoyarse en la estructura familiar permite que las nuevas generaciones a futuro también desarrollen su propia empresa. Se sabe que en una ocasión Henry Ford le dijo a su esposa Estar juntos es un comienzo, mantenernos juntos, un progreso, trabajar juntos, es un éxito”

Una persona que decide ser empresario debe tomar la difícil decisión de dejarlo todo para desarrollar su proyecto y enfocar toda su energía en crecerlo.  El renunciar a un sueldo fijo, a una estabilidad financiera por un tiempo y la presión familiar,  pueden ser los motivos para que nunca se decida a emprender,  con el riesgo latente de que en cualquier momento las circunstancias cambien y se quede sin un empleo estable.

«Tu trabajo va a llenar buena parte de tu vida y la única manera de estar realmente satisfecho contigo mismo es hacer lo que creas que es un trabajo fantástico. Y la única manera de hacer un trabajo fantástico es amar lo que haces. Y si todavía no lo has encontrado, sigue buscando. No te rindas. Cuando lo encuentres, te darás cuenta, desde lo más profundo de tu corazón, que lo has encontrado» Steve Jobs,  (Discurso en la Universidad de Stanford, 2005)

Hay que estar dispuestos a pensar y actuar en función de la empresa, fundirse las mangas, seleccionar las vías y comprometerse con el proyecto, tener disciplina, fortaleza y sobre todo tolerancia a la frustración. A un empresario le debe gustar ganar pero sobre todo debe odiar perder.

Pensar en siempre trabajar un minuto más que los competidores e innovar, porque logra más una persona perseverante que una persona inteligente.  

Soy empresaria gracias a un hombre que me abrió los ojos a tiempo hace más de una década…

 

¡Espero sus comentarios!

Silvia Ahumada    @silvia_ahumada

Profesora de Dirección de Personas

¡Puedes seguirnos en LinkedinFacebookTwitterInstagram y Youtube!


Comentarios


  1. Hipsila
    comento el día 01 de abril a las 12:55 pm (#)


    El ser empresario definitivamente requiere de tiempo completo para la persona y para lo que los rodean. Es cierto también que los «fracasos» los toma como experiencias, sin embargo, mucha gente que no es empresaria, también actúa como tal, aunque trabaje para un tercero. los fracasos son áreas de oportunidad. Y totalmente de acuerdo, que en la medida que ames lo que haces, serás feliz y pensarás que tienes el mejor trabajo de todos.


  2. Javier Cardenas
    comento el día 02 de abril a las 4:02 am (#)


    Totalmente de acuedo, sobre todo el explicar situaciones inesperadas a la esposa.


[ Masterclass ]
[ Masterclass ]