IEDGE – Ponerse entre paréntesis con Humildad


1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Valora este post)
Loading...

Cuando Cicerón hablaba, la gente se maravillaba.
Cuando Julio César hablaba, la gente desfilaba, actuaba, entraba en acción
Catón el Joven

 

El pasado 5 de mayo falleció el Dr. Carlos Llano Cifuentes, quien considero el más destacado pensador del Management en Latinoamérica,  a quien tuve la fortuna de conocer como Profesor y al que admiraré siempre por escribir con mucha profundidad  y entendimiento natural sobre comportamiento humano.

Los nombres de Sam Walton, Lorenzo Servitje, Pablo Diez y Eugenio Garza, tienen muchas cosas en común: son reconocidos en el mundo de los negocios y no tanto por la riqueza que han generado o por haber estado al frente de empresas como Wal Mart, Bimbo, Grupo Modelo y Grupo Alfa, respectivamente, sino por destacar por su humildad y liderazgo empresarial, cualidades que les ha permitido no sólo un crecimiento económico, sino también un desarrollo de sus propios empleados.

Entre las obras más destacadas del Dr. Carlos Llano se encuentra “Humildad y Liderazgo” en donde nos invita a reflexionar que para ser un líder es necesario ante todo ser una persona humilde, abierta en reconocer las debilidades para pedir ayuda y ayudar a los colaboradores y con ello aumentar sus fortalezas como individuo y como compañía.

Sin humildad es muy difícil llevar a cabo un liderazgo verdadero y eficaz. La tarea se complica para muchos empresarios al escuchar que para ser un líder es necesario “ponerse entre paréntesis”, ya que a decir del experto lo que vale dentro de una compañía son los hombres a los que él va a dirigir y no las personas que están para ayudarlos a ser líder. “el líder no está para subir, sino para estar adentro (del equipo)”.

Carlos Llano afirma que “la humildad es la objetividad con uno mismo”, es saber que uno posee fuerzas (capacidades) y también debilidades (limitaciones o vulnerabilidades, los ahora llamados blind spots) porque “nadie es capaz de todo, ni incapaz de nada”. Los líderes inspiradores trabajan para mejorar sus capacidades y vencer sus limitaciones, o al menos minimizarlas.

No es fácil recorrer el camino de la humildad frente al liderazgo. Se trata de un liderazgo más profundo, mucho más arraigado y mejor estructurado; un liderazgo que realmente provocará mejores resultados en innovación, en procesos de cambio, en salidas de la crisis; un liderazgo humano porque respeta a las personas, les da su lugar y, con cariño y exigencia,  binomio del éxito, las hace mejores.

Descanse en Paz, Dr. Carlos Llano Cifuentes.

Fuente: Carlos Llano, “Humildad y Liderazgo”  / V Hernández.

Silvia Ahumada (@silvia_ahumada)

Profesora de Dirección de Personas

Nota: Le invito a que consulte la Especialidad Europea en Dirección de Personas

* Los contenidos publicados en este post son responsabilidad exclusiva del Autor.