IEDGE – Funciones y naturaleza del mercado de divisas


1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Valora este post)
Loading...

El mercado de divisas, como cualquier otro mercado, cumple dos misiones fundamentales: 1) intercambiar los productos, en nuestro caso, las monedas de los diferentes países; y 2) fijar los precios de los mismos.

Más específicamente, podemos señalar tres funciones básicas que cumple el mercado de divisas:

1.- Función de liquidez

Facilitando los medios de pago necesarios para las transacciones. Esta función está ligada tanto al comercio exterior como a los movimientos internacionales de capitales, y se trata de la función originaria y primordial del mercado de divisas: de no existir éste, no serían factibles las transacciones económicas que tengan lugar en un entorno de homogeneidad monetaria (como sería el caso de la UEM), sino que sean dos o más monedas distintas las que confluyan. Está asociada tanto al mercado “de contado” como al de “a plazo”.

2. Función de seguro de cambioIEDGE-forex-2

Permitiendo a los agentes económicos eliminar el riesgo proveniente del aplazamiento en el pago de un bien o servicio. Está asociada al segmento “a plazo” del mercado. Teniendo la posibilidad de vender (comprar) una divisa a un precio determinado a una fecha futura, el exportador (importador) sabrá lo que recibirá (pagará), es decir, el coste de la operación. Con ello se elimina el riesgo de cambio, es decir, el asociado a la apreciación (depreciación) de la moneda nacional frente a otras divisas.

3. Función de crédito

Proporcionando financiación. Está también asociada al mercado “a plazo”. En síntesis, podríamos caracterizar la naturaleza de los mercados de divisas señalando que se trata de unos mercados interbancarios, regulados, sin un emplazamiento físico determinado, continuos, muy concentrados, muy volátiles y fuertemente apalancados:

  • Son interbancarios porque los intermediarios son entidades crediticias, que operan por cuenta propia o ajena.
  • Son regulados (organizados) en tanto en cuanto están sujetos a unas normas de general cumplimiento, normalmente emitidas por los bancos centrales. No lo son en el sentido de que exista una institución especializada [como podría ser, p. ej., la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), en el caso de las bolsas española) reguladora de los mismos (son los bancos centrales, como responsables de la política cambiaria, los que deben supervisar su funcionamiento), ni un lugar específico donde se desarrolla la contratación.
  •  Son mercados sin un emplazamiento físico determinado – mercados “difusos” u over the counter (OTC) – porque operan desde ordenador y con comunicación telefónica, sin limitación de fronteras, al menos para aquellos mercados liberalizados, es decir, sin limitación entre operadores residentes y no residentes. El sistema de confirmación de operaciones y de liquidación de saldos es operado por una sociedad cooperativa, con sede en Bruselas, llamada SWIFT (Society for Worldwide Interbank Financial Telecommunication). Cada intermediario entra a través de una clave en el sistema informático, localizado en lo que se denomina “sala de cambios” o dealing room, con tantas terminales como operadores o cambistas, que siguen normalmente una divisa cada uno.
  • Son continuos. El mercado de divisas está abierto las 24 hrs. del día para cualquier usuario, siempre que opere con un banco que mantenga un servicio de guardia de 24 hrs. o que disponga de cuentas en varios centros geográficos diferentes. Los mercados de divisas suelen ajustarse al horario bancario de cada país, pero muchos bancos ofrecen sus servicios durante 24 hrs. seguidas y ejecutan las órdenes de sus clientes en diferentes mercados. En algún lugar del planeta, los centros financieros están abiertos al negocio, y los bancos y otras instituciones están intercambiando divisas día y noche, hora a hora, interrumpiendo únicamente sus actividades los fines de semana.

Como consecuencia de lo señalado, si, p. ej., en España un empresario ordena la compra de 500 millones de yenes, normalmente dicha orden terminará en Londres si se recibe en horas bancarias europeas, al ser Londres el principal mercado europeo para el yen/euro. El banco español del cliente contactará con varios bancos en Londres y cerrará contra el que el ofrezca mejore precio. Si el cliente llamara después de que Londres haya cerrado, el servicio de guardia del banco español contactaría con bancos en Nueva York, y si lo hace después de que Nueva York haya cerrado, dirigirá la orden a Tokio o Singapur. Son muy concentrados, en varios sentidos:

  • Operativamente, están concentrados en muy pocas monedas: dólar estadounidense, euro, yen, libra esterlina y franco suizo. Todas las monedas cotizan respecto al dólar y sobre él pivota todo el sistema y el mercado, es la moneda de referencia básica.
  • Espacialmente, pues son muy pocos los centros financieros realmente de peso en el mercado. Londres es el mayor mercado de divisas a nivel mundial, con alrededor del 31% del volumen global; le sigue a distancia Nueva York, con alrededor de 19%, y Tokio es el 3º con el 8%. Así, en conjunto, los tres mayores mercados representan aproximadamente el 58% del total.
  • En cuanto al nº de operadores que intervienen activamente en los mismos y fijan los precios. De entre los miles de agentes que operan con divisas en cualquier parte del mundo, menos de trescientos son significativos en el mercado, y casi dos tercios del total del volumen de actividad corresponden a transacciones entre los propios intermediarios.
  • Son muy volátiles, mucho más que cualquier otro mercado financiero (los precios cotizados varían unas 20 veces por minuto, y se estima que los tipos de cambio más activos a nivel mundial pueden alterarse una vez cada 5 segundos). Esta característica obedece a varios factores, que concurren simultáneamente: funcionamiento continuado de los mercados de divisas, mayor frecuencia de transacciones a corto plazo, predominio de las operaciones de carácter especulativo (suponen entre un 90-98% del volumen total).

Entre otras consecuencias, tal volatilidad hace imprescindible la celeridad en la ejecución de operaciones (el establecimiento de comunicaciones entre operadores oscila típicamente entre 10 y 90 segundos) y el contar con información a tiempo real (la información de la prensa escrita y de las webs financieras tiene un valor muy limitado).

  • Son fuertemente apalancados. Los inversores suelen tomar posiciones muy elevadas endeudándose, confiando en que el mercado se mueva a su favor.

 En el próximo post hablaré de los participantes y segmentos en los mercados de divisas.

 

¡Sigan atentos!

 

Aurelio García del Barrio

Profesor de Dirección de Finanzas

Nota: Para aprender de una forma práctica y rápida todo sobre la gestión de las operaciones en un departamento financiero y dirigir con éxito el área financiera de una empresa, les invitamos a que consulten la Especialidad Europea en Finanzas Estratégicas donde se formará con los mejores profesores de Europa y Latinoamérica y conocerá las mejores prácticas en el área financiera.

* Los contenidos publicados en este post son responsabilidad exclusiva del Autor.

¡Pronto grandes sorpresas en Facebook, Twitter y Youtube!:

  • Síganos en Twitter
  • Hágase fan en Facebook (IEDGE – The European Business School es la Escuela de Negocios en español con mayor número de fans.. ¡Averigüe por qué!)
  • Acceda a nuestros videos en Youtube
error: Content is protected !!