IEDGE – Definiendo el riesgo financiero


1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Valora este post)
Loading...


En este post, vamos a tratar de definir el riesgo en los mercados financieros y de cómo surge el mismo, dependiendo  del activo financiero con el que estemos trabajando.

¿Cómo definimos el riesgo?

Dado que no hay un acuerdo generalizado sobre la definición de riesgo (al ser un concepto individual y dependiente de la actitud ante este del individuo) si podemos tratar de caracterizarlo y definir situaciones en las que se producen riesgos. Así, entre otras, podemos encontrarnos con situaciones de riesgo cuando:

  • Tenemos posibilidad de obtener una rentabilidad negativa
  • El emisor del activo que tenemos, entra en situación de quiebra o suspensión de pagos (incertidumbre respecto al momento e importe del cobro de los compromisos pactados con la entidad emisora del activo)
  • Existe posibilidad de obtener una rentabilidad inferior a la que ofrece el activo libre de riesgo (entendiendo por tal las letras o bonos del tesoro al plazo equivalente al de la inversión que realizamos)
  • Pretendemos no perder más de una cantidad determinada
  • El comportamiento de la rentabilidad del activo sea muy diferente de la del índice tomado como referencia.

Vamos a usar una de las más extendidas:

Definiremos el riesgo, como “la existencia de una elevada fluctuación de la rentabilidad de un activo respecto a su rentabilidad esperada”.

Clasificación de los distintos tipos de riesgo

Sin embargo, si es más fácil poder clasificar los distintos tipos de riesgos en:

1.- Riesgo operacional: derivado de no poder operar en cada momento al mejor precio posible. Es el riesgo asociado a la realización de las transacciones. Viene determinado por factores como la calidad de los sistemas informáticos de gestión y control, nivel de formación y complejidad de los productos.

o    Cuando un operador de mercados introduce una orden y confunde precio por volumen, está incurriendo en un riesgo operacional.

o    Cuando por las condiciones de la línea telefónica, el cliente dice al operador “dale” (que significa vender) y el operador entiende “dame” (que significa comprar), se incurre en riesgo operacional.

2.- Riesgo de liquidez o contratación: consiste en la imposibilidad de poder deshacer una posición o inversión a un precio de mercado competitivo y con la suficiente rapidez desde la toma de la decisión. Es un riesgo difícilmente cuantificable.

o    Cuando operamos en valores con alta capitalización bursátil (Telefónica, Nokia, Apple), comprar y vender títulos es relativamente sencillos. Si las acciones de la empresa de nuestra familia, un pequeño taller de confección textil, cotizaran en bolsa, sería bastante más complicado el entrar o salir de la posición.

o    Es más fácil deshacerse de unas acciones admitidas a cotización, que de una fábrica de productos químicos.

3.- Riesgo de Crédito o contrapartida (“Default”): expresado como la posibilidad de pérdidas como consecuencia de que la contrapartida no cumpla el compromiso, bien de entregar el activo, bien del pago, o que este se produzca en una fecha mas tardía a la inicialmente pactada, aún cuando mantenga sus capacidades de pago. Este riesgo es mayor cuanto más lejana sea la fecha de liquidación y cuanto mayores posibilidades de ventas en corto o descubierto del activo haya.

No hay que confundirlo con la quiebra (“Bankruptcy”), en la cual se desconoce si la contrapartida será capaz de hacer frente a sus compromisos por su desaparición.

4.- Riesgo legal: Derivado de las carencias legislativas por la rápida innovación, o de la falta de rigor al analizar las limitaciones legales de las contrapartidas.

5.- Riesgo intelectual: No comprensión de los riesgos que supone el uso de los productos (“Las armas las carga el diablo… pero se le disparan a…”).

o    Gran parte de la culpa de la crisis económica de 2007 vino motivada, aparte de otros motivos, por la falta de comprensión del funcionamiento y riesgos asociados a  productos sofisticados (ABS, MBS, estructurados) tanto por las entidades que los comercializaron, como por los inversores que los adquirieron.

6.- Riesgo de mercado: Probabilidad de movimientos desfavorables en el precio del activo que provoquen pérdidas a la posición.

Incluso antes de comprar o vender un activo, desde el momento en que tomamos la decisión, o reconocemos la necesidad de comprar o vender algo en una fecha futura, ya podemos decir que nos “posicionamos” en ese activo, puesto que ya nos afecta lo que pase en el precio de ese activo, ya corremos un riesgo.

o    Si hemos comprado acciones de Apple, cuando esta vale 250$ por acción, el riesgo está claro. Si mañana las ventas de los iPod experimentan una bajada y las accione pasan a valer, digamos 240$, será un riesgo de mercado. Así, diremos que es una posición larga o comprada (del inglés, “long position”)

o    Sin embargo… ¿qué riesgo corremos cuando estamos PLANTEÁNDONOS la compra de las accione de Apple a 250$ y se publica que las ventas de iPad están batiendo todos los récords?. Así, diremos que es una posición corta o vendida (del inglés, “Short position”)

Nuevamente, aquí nos centraremos en el llamado Riesgo de mercado:

“Probabilidad de movimientos desfavorables en el precio del activo en el que tomamos una posición, que provoquen pérdidas o rendimientos inferiores al marcado o deseado”.

En el siguiente post hablaré de los diferentes riesgos en los mercados financieros según los activos negociados

¡Un cordial saludo!

 

Emilio Gamarra

Profesor de Dirección de Finanzas

Nota: Para aprender de una forma práctica y rápida todo sobre la gestión de las operaciones en un departamento financiero y dirigir con éxito el área financiera de una empresa, les invitamos a que consulten la Especialidad Europea en Finanzas Estratégicas donde se formará con los mejores profesores de Europa y Latinoamérica y conocerá las mejores prácticas en el área financiera.

* Los contenidos publicados en este post son responsabilidad exclusiva del Autor.

¡Pronto grandes sorpresas en Facebook y Twitter!:


Comentarios


  1. Fernando Pulido Soto
    comento el día 04 de Julio a las 7:49 pm (#)


    Buen dia Emilio,
    Muy interesante articulo para saber primeramente y comprender los riesgos que podemo correr en cada tipo de inversión. Y también saber si podemos correr ese riesgo o no. Yo a lo que e visto es que las personas recomiendan que a menor edad mayor riesgo, y a mayor edad menor riesgo. Una podría ser por el tiempo una persona joven puede esperar mas para ver un repunte pero una persona adulta debe pensar mejor sus inversiones.
    Saludos
    Fernando


  2. Emilio Gamarra
    comento el día 04 de Julio a las 10:20 pm (#)


    Hola Fernando.
    Si esa apreciación es correcta.
    Cuando eres más joven estás en fase de acumulación, tienes varias fuentes de riqueza, tu salario por el trabajo (si tienes suerte y tienes uno), el rendimiento de tus inversiones y probablemente alguna herencia. Por tanto es normal que seas más arriesgado en tu inversiones.
    Si embargo cuando te retiras / jubilas, la única fuente de ingresos es el rendimiento que le sacas al capital acumulado en tu juventud.
    De ahí que obviamente prefieras seguridad a rentabilidad
    Gracias por tu aportación


  3. alma gutierrez
    comento el día 05 de Julio a las 2:29 am (#)


    Hola Emilio, me custa trabajo entender todo esto. Podemos decir que el riesgo financiero solo se refiere al riesgo dentro de los mercados financieros?
    saludos


  4. Emilio Gamarra
    comento el día 05 de Julio a las 6:29 am (#)


    Hola Alma:

    Si, podemos decir eso. El riesgo financiero surge de los activos que se negocian en los mercados financieros, bonos, acciones, divisas, etc.

    Pero hay otros activos como las materias primas que son de la “economía real” no de la financiera y que generan un risgo financiero….las casas podrían ser otro ejemplo.

    En general la posesión (o la posible posesión) de un activo genera riesgos.


  5. Enrique Esparragoza
    comento el día 05 de Julio a las 8:06 pm (#)


    hola buenas tardes, no capto muy bien a lo que se refiere con un riesgo intelectual, no se si me podrias dar otro ejemplo.

    saludos.


  6. Emilio Gamarra
    comento el día 05 de Julio a las 9:30 pm (#)


    Hola Enrique:

    El riesgo intelectual está motivado por desconocer el funcionamiento del producto o instrumento en el que se invierte y normalmente va a sociado a la mentalidad humana de ver solo lo bueno y obviar lo malo.

    Es decir, el producto más complejo que puedas imaginar tendra menos riesgo si comprendes como funciona y asumes con pleno conocimeiento de causa ese riesgo. Por contra una letra del tesoro puede ser muy arriesgada si el inversor que la use desconoce como funciona.

    La única forma de combatir ese riesgo intelectual es medinte la formación. Tras de este curso, veréis las invesriones o las decisiones financieras de vuestra vida o empresa de otra forma

    Como dice el presidente del Banco Santander…”si no lo entiendes, no lo compres”

    Un saludo


  7. Alejandra Torres
    comento el día 12 de Julio a las 10:31 pm (#)


    Hola Emilio, que de cierto tiene eso de que a mayor riesgo mayor rentabilidad, aplica para cualquier intrumento?? aun cuando el riesgo varia entre intelectual, legal, etc.

    saludos


  8. Emilio Gamarra
    comento el día 13 de Julio a las 8:51 am (#)


    Si, aplicaría a todos, pero sobre todo al riesgo de mercado.
    De todas formas, piensa en ti misma, si hay un activo o inversión que no entiendes, le pedirás más rentabilidad, suponiendo que te plantees invertir que es otra alternativa claro