IEDGE – La mujer y el liderazgo empresarial


1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Valora este post)
Loading...

Analicemos la situación desde una perspectiva diferente y consideremos a cada mujer como una pequeña compañía que debe ser competitiva y sostenible. Para empezar, observaríamos el contexto, sus capacidades, su estrategia y planificación para posicionarse en un entorno tan competitivo como el que vivimos y en particular, el que representa el acceso de la mujer a puestos de responsabilidad, hasta hace muy poco coto exclusivo de los hombres.

Empezaríamos por elegir cuidadosamente aquellos sectores, empresas, geografías y marcas más adecuadas para maximizar los esfuerzos requeridos. Continuaríamos con el desarrollo firme de una selección de capacidades para ser “elegible” tras haber tomado conciencia de las grandes tendencias mundiales y de los cambios en los hábitos y estilos de vida de las personas. Aseguraríamos un rendimiento excelente y en equipos diversos en las asignaciones recibidas y la vivencia de unos valores personales a la altura de las circunstancias. Ofreceríamos niveles extra de eficiencia y de hacer fácil lo difícil, perspectivas innovadoras, y una tasa extraordinaria en el retorno del tiempo invertido en nuestra labor profesional.

Si una empresa es innovadora cuando lo necesita y cuando se dan las circunstancias para ello; una mujer tiene que serlo por ambas razones: por necesidad y porque se dan en estos momentos de crisis las mejores condiciones para ello. Si pensamos a lo grande, tomamos decisiones y emprendemos acciones haciendo las  matizaciones oportunas para evitar errores con la flexibilidad y la pasión por el cambio que demanda el mundo de hoy, ampliamos el networking auténtico sin desfocalizarnos por otros parciales (el virtual, y el exclusivamente femenino) y nos convertimos en las campeonas de la motivación interna, propia y la ajena, la fiabilidad, la resiliencia y la brillantez…

Romperíamos las reglas escritas, las no escritas y las escritas que no se cumplen, No tendríamos que pedir condiciones en contra de los intereses de los accionistas y de otros miembros del equipo, ni tratamientos especiales ni más blandos, tan sólo reclamaríamos el cumplimiento de nuestros derechos. De verdad y no sobre un papel. Porque los derechos ya conquistados, ni se reconquistan ni se piden, en un estado de derecho como lo es la mayoría del mundo occidental, simplemente se exigen.

Hemos avanzado mucho, pero nos siguen quedando asignaturas pendientes. La mujer ha conquistado muchas metas  con esfuerzo, mucho esfuerzo, persuasión, apretando los dientes, haciendo malabares y teniendo que ser necesariamente un “business case” más sólido. Por eso, las mejores notas de selectividad y los mejores  resultados universitarios son femeninos y nos vamos incorporando al mercado de trabajo y a la independencia. El siguiente paso es estar también en los órganos ejecutivos y directivos de las empresas, de las asociaciones, de los medios, de la sanidad, de la política… en lo que algunos llaman “el poder” (ahí les duele).  Y en esas estamos: las estadísticas cantan (o lloran).

Seguimos viviendo en muchos casos en países machistas aunque ya no quieran serlo, aunque ya no quieran admitirlo; porque ahora ni es moderno, ni está bien visto; pero lo siguen siendo: en lo grande y en lo pequeño. Machismo cuantitativo y especialmente, cualitativo.

http://www.youtube.com/watch?v=EhquUOlBuOY

Existen sin embargo, países y empresas excepcionales, innovadoras e inteligentes que  se adelantan y  se basan en la gestión del talento, saben que no pueden permitirse rechazar el 50% del talento potencial, gobiernos paritarios y algunas excepciones, cada vez más numerosas, en puestos de gran responsabilidad para mujeres (qué casualidad, muchos de ellos tienen que ver con la tecnología). En algunos casos, es incómodo para las mujeres que les ha tocado estar en esas etapas primerizas, pero los gobiernos democráticos, deben representar a la sociedad que les ha puesto allí y el equilibrio entre géneros es parte de ella. Probablemente, si esta medida persiste, cada vez será menos forzado, más natural e impregnará la sociedad en la que vivimos de tolerancia e igualdad que llegará más lentamente, a las empresas y a sus órganos de administración. Asegurar que la publicidad de productos y servicios no sea sexista, ni siquiera la “graciosa” (que no tiene ninguna gracia). Monitorizar, transparentar y hacer hincapié en la auditoria cualitativa de las empresas y sus procedimientos. Más números: igualdad salarial de facto (En España, por ejemplo las mujeres cobran una media de un 17% menos que los varones por el mismo desempeño). Transparencia de las promociones y reconocimientos.

Con estas medidas el equilibrio llegaría, más tarde sí, pero de una manera más natural y sostenible. Favorecer la igualdad es un cambio cultural y sociológico, porque otros han de perder privilegios que tradicional y culturalmente se han adjudicado.

Algunas leyes e iniciativas “se extralimitan” en sus propuestas, pero la situación actual no llega… esperemos que el mercado y la lógica de los tiempos, ponga a la mujer en la empresa y en todas partes, en su justa medida,  a la velocidad de cambio que la empresa del siglo XXI nos tiene acostumbrados. Muchas queremos que nuestras hijas tengan un mundo empresarial más justo, porque ya es, y será, suficientemente darvinista. No queremos esperar veinte siglos más.

¡Quedo a la espera de sus comentarios!

 

Isabel Aguilera

Profesora de Management y Entrepreneurship

Nota: Para aprender y convertirse en un especialista en Management, Marketing, Finanzas, Operaciones, Personas, Tecnología y Legal, les invitamos a que consulten el Master Europeo en Administración y Dirección de Empresas.

* Los contenidos publicados en este post son responsabilidad exclusiva del Autor.

¡Pronto grandes sorpresas en Facebook y Twitter!:


Comentarios


  1. Alejandra Torres
    comento el día 31 de Octubre a las 11:42 pm (#)


    Hola Isabel,

    Que punto de vista tan interesante el hacer el comparativo de la mujer como una pequeña empresa, en efecto los objetivos son los mismos, sostenible y competitiva, y como lo mencionas a pesar de los malabares y nuestra enormeee influencia de nuestra emociones en nuestros pensamientos hace en ocasiones nuestra tarea mucho mas compleja de lo que aparenta, creo a su vez que por ello es el empeño de muchas de nosotras por lograr igualdad en circunstancias en oportunidades y en remuneración que los hombres. Va mas allá de la búsqueda de un trato diferenciado o preferente simplemente justo y consecuente con la época en la que vivimos, donde muchas mujeres demuestran día a día que pueden ser ejecutivas, esposas y madres excelentes.

    Desconozco el porcentaje de diferencia en puesto similares entre mujeres y hombres, pero te puedo compartir que yo viví dicha experiencia donde se me pagaba menos por el simple hecho de ser mujer. Y cuando compartía esta situación curiosamente los hombres se sentía aludidos, aun cuando yo simplemente reprobaba el hecho mas no su genero.

    Muchas gracias por este excelente post.
    Saludos


  2. alma gutierrez
    comento el día 01 de Noviembre a las 10:03 pm (#)


    Hola Isabel. Yo creo que cada vez se van dando pasos para lograr mas igualdad y equilibrio, aunque lentamente, sin embargo tengo mucha esperanza en ver cada vez mas a mujeres ocupando puestos importantes y logrando que su voz sea escuchada. gracias.


  3. Fernando Pulido Soto
    comento el día 01 de Noviembre a las 8:26 pm (#)


    Hola Isabel,

    muy buen blog y un excelente video. Las mujeres son muy exitosas y cada vez hay mujeres con mejores puestos q


  4. Fernando Pulido Soto
    comento el día 01 de Noviembre a las 8:32 pm (#)


    Hola Isabel,
    muy buen blog y un excelente video. Las mujeres son muy exitosas y cada vez hay mujeres con mejores puestos en las empresas. Y la verdad mis respetos por que antes solo eran madres, ahora algunas son madres y empresarias. Lo importante es que logren este equilibrio ya que en ocasiones deben de sacrificar alguno de los dos puntos para poder avanzar.
    En este punto yo culpo a los grandes corporativos, grandes empresas ya que por ambiciosos cada vez dan menos sueldos y mas trabajo, eso ocasiona que tengan que trabajar tanto el esposo como la esposa, cuando antes con el sueldo del esposo era suficiente para tener casa, dos carros, 4 hijos….
    Claro esto también tiene que ver con el gobierno proteccionista de empresarios.
    Saludos
    Fernando


  5. Raul
    comento el día 05 de Noviembre a las 10:16 pm (#)


    Hola Isabel:

    Es muy interesante lo que comentas en el blog y creo que ese cambio se está dando aunque siento que es lento, en cuanto a competitividad no existe o deberían existir barreras para ocupar puestos gerenciales o directivos y no seguir con el paradigma de diferenciar a un sexo como débil, dentro de la empresa donde laboro me toco conocer a una mujer que tiene un puesto directivo y ya tiene mucho tiempo ejerciendolo, espero que esto se haga cada vez más común y que la gente lo vea y lo asimile como algo normal y alcanzable.

    Saludos


  6. Enrique Esparragoza
    comento el día 09 de Noviembre a las 7:27 pm (#)


    Hola Isabel, aqui en mexico cada dia se abren mas campos de oportunidad para la mujer y la verdad es que es sorprendente, el otro dia estaba en una conferencia y mencionaron que 1 de 4 hogares en Mexico es mantenido por una mujer, eso se refiere a que la mujer no solo es ama de casa y cuida de los niños, si no tambien que es el soporte economico en la familia.
    saludos.


  7. Alberto Mojica
    comento el día 24 de Noviembre a las 1:09 am (#)


    Hola Isabel,

    No cabe duda que cada vez más mujeres se abren espacios en la vida empresarial… y no dudo que hacen y seguirán haciendo un buen papel.

    A lo que no estoy de acuerdo es que las empresas hoy en día tienen que sumplir cuotas de diversidad viendose obligados a poner a una mujer en un puesto por llenar sus cuotas siendo que otra persona esta más capacitada.

    De igual manera, no soporto a aquellas directoras que toman su género para hacer promoción al éxito SOLA Y EXCLUSIVAMENTE a las mujeres. Me tocó una vez en Kodak una directora que llegando a la planta de Gdl pidió reuniones exclusivamente con mujeres donde hasta las hacia “echar porras” para las mujeres.

    Hoy en día… se trata 100% de igualdad

    Saludos!