IEDGE – Pilates emocional contra la pandemia del miedo


La pandemia del Coronavirus es una crisis de salud, económica y humana a la que nos estamos enfrentando. Para mantener nuestro equilibrio debemos cuidarnos tanto a nivel físico cómo a nivel emocional. La clave para la gestión emocional es permitir expresar las emociones.

El proceso de Pilates Emocional tomado del método de Pilates  -el uso de la mente para controlar el cuerpo, buscando el equilibrio y la unidad entre ambos-  radica en ser conscientes de cómo nuestros pensamientos se convierten en palabras, las palabras se convierten en acciones, las acciones en hábitos de comportamiento acompañados todos de emociones.  El objetivo es analizar dichas  emociones y buscar una forma de reducir la entrada de emociones destructivas y mejorar su salida en forma de risas, llanto, gritos, cantos, que son formas de relajar y dar elasticidad al diafragma.

Estamos viviendo una pandemia de miedo. La mayoría de las veces al poner algo en nuestra razón   y por ende en nuestro hacer no tenemos la conciencia de las reacciones que de ello se pueden derivar y de la energía que en eso se manifiesta. Enfrentamos una situación de incertidumbre y de aislamiento por lo tanto es normal pasar por varios estados emocionales durante el día,  desde la esperanza hasta el desánimo.

Las  emociones como los demás procesos del organismo siguen el proceso natural de carga y descarga. Si las bloqueamos en nuestro interior sin dejar que se expresen, nuestro grado de tensión aumenta y puede ocasionar desequilibrios psíquicos y físicos. Las personas que no muestran sus  emociones, que son muy rígidas son más susceptibles de rechazo. Cuánto más abierta esté la persona a sus propias  emociones, mejor podrá comprender las  emociones de los demás. Al final las personas que no expresan sentimientos o emociones están reflejando su inseguridad.

Nuestra mente es propicia a elegir una ruta, la más cercana posible por lo tanto debemos tener cuidado en descargar esos pensamientos y emociones  sin reprimir ni juzgar. Lo positivo o negativo de nuestras emociones son el resultado de nuestros actos, no de casualidades. Una de mis frases favoritas “Nada es casual, todo es causal”. Este concepto es básico para desarrollar la inteligencia emocional.

Las personas olvidan lo que haces, lo que dices, pero nunca olvidan cómo les haces sentir. Eso hay que expresarlo.

Ser fuerte emocional te da una ventaja competitiva, tendrás más espacio mental.  Ser fuerte emocional es controlar lo que te estás diciendo a ti mismo a cada momento porque en realidad no nos afecta lo que sucede, sino lo que nos decimos sobre los que nos sucede. ( Silvia Ahumada 2014)

Cada cual puede buscar la forma que mejor se adapte a su carácter, en cualquier caso lo que importa es que esos pensamientos y  emociones salgan.

Somos sensibles a los efectos de ésta situación que vivimos, disciplinar nuestra mente es fundamental para dirigir nuestro ser hacia todo aquello que verdaderamente deseamos. El organismo funciona como una unidad compleja y como tal se debe armonizar el aspecto físico, mental y el emocional.

Y de la misma forma que al respirar se oxigenan las células, las ideas deben comunicarse, los sentimientos compartirse y las emociones expresarse.

El músculo más importante para tu transformación es tu cerebro, a partir de hoy ¿Qué conversación tendrás contigo mismo día tras día?

¡Espero sus comentarios!

Silvia Ahumada    @silvia_ahumada

Profesora de Dirección de Personas

¡Puedes seguirnos en LinkedinFacebookTwitterInstagram y Youtube!

Notas del Autor.

 


Comentarios


  1. Carla Suárez
    comento el día 25 de marzo a las 12:34 am (#)


    Silvia.
    Como siempre muy atinados e interesantes conceptos.
    efectivamente debemos de armonizar el aspecto físico
    mental y emocional.De esta manera evitaremos las —
    enfermedades psicosomáticas que se están presentando con el aislamiento.